martes, 16 de marzo de 2021

Limpieza y cambio de joysticks de un mando de Game Cube

Hoy os traigo un tutorial, fácil, rápido y para toda la familia. Y es que los que seáis poseedores de una Game Cube, sabréis que a los joysticks del mando, el paso de los años no les sienta demasiado bien. No se puede negar que son unos sticks cómodos y con buen agarre, pero con el tiempo y el uso, acababan desgastándose y perdiendo el color blanco. En la presente entrada os voy a mostrar como por apenas unos pocos euros, podéis cambiar vuestros joysticks dejando el mando como nuevo.

 

Game Cube Controller
Vista general de algunos de los utensilios que usaremos para la "restauración"

Lo primero que tenemos que hacer es conseguir los joysticks. Yo los he comprado tanto en Aliexpress como en eBay, eso ya depende de cada uno. Si los queréis más baratos, podéis tirar de Aliexpress, pero si os corre prisa y no os importa pagar un poco más, entonces eBay es una buena opción. La diferencia de precio entre un sitio y otro es de apenas 1 o 2 euros así que vosotros decidís. Yo pedí de ambos lados por ver si había diferencias entre ellos y al menos los que me llegaron - indistintamente del sitio donde los comprase - eran iguales.

 

sticks game cube

Lo siguiente que necesitaréis - en caso de que no lo tengáis ya - es un destornillador Triwing. Es un destornillador de tres puntas para los tornillos que suele utilizar Nintendo en varios de sus dispositivos, y lo podéis encontrar también en webs como Aliexpress o eBay. El coste suele estar entre los 2 y 3 euros y siempre va bien tener uno de estos por casa para el mantenimiento de nuestras consolas.

Cuando tengáis todo el material, será el momento de empezar la operación de cambio de joysticks. Para ello cogeremos el mando que queramos "restaurar" y desatornillaremos los 6 tornillos situados en la parte trasera del mando. Os recomiendo dejarlos en un recipiente para no perderlos. Cuando los hayamos quitado todos, separaremos con cuidado la parte trasera de la delantera. No os preocupéis por los gatillos porque van fijados a la carcasa trasera y a no ser que queráis aprovechar para hacer una limpieza general del mando no será necesario retirarlos.  

 

Como podéis observar el mando está comido de mierda

Dejamos a un lado la parte trasera del mando, y nos centramos en la delantera. Lo que tenemos que hacer a continuación es separar el PCB de la carcasa delantera del mando. Para ello, lo primero que haremos, será liberar el cable de la parte superior. Una vez hecho esto, la placa saldrá sin mayor problema y tendremos acceso a los sticks. Tened especial cuidado al manipular la placa, ya  que la placa del stick derecho va soldada a la placa principal mediante unos cables muy finos que podríamos romper con un mal gesto

pcb game cube
Detalle de la placa

 
mando game cube desmontado
Vista general del mando desguazado

Por mi experiencia, el mando de Game Cube suele acumular bastante polvo en su interior, por lo que llegados a este punto, podéis aprovechar para pegarle un repaso a sus entrañas en caso de que lo veáis necesario. Si no tenéis pensado limpiar el mando y solo queréis cambiar los sticks, os podéis saltar los dos párrafos siguientes.

Para limpiar los mandos, lo que acostumbro a hacer es meter todas las piezas de plástico como son carcasas, botones y membranas, en agua tibia con jabón lavavajillas. Luego voy repasando las piezas con un cepillo de dientes y las seco bien antes de volver a montarlo todo para evitar que puedan quedar restos de humedad en el interior. Tened en cuenta que si queréis seguir mi método, tendréis que desmontar los gatillos, ya no solo para facilitar la limpieza, sino para evitar mojar las piezas metálicas de éstos. 

Para desmontar los gatillos tendréis que retirar primero los tornillos que se usan para sostenerlos, para la ocasión con un destornillador de estrella bastará.  

En rojo os marco los dos tornillos que tendréis que retirar para desmontar los gatillos
 

Este es el aspecto del gatillo una vez retirada la tapa, para quitarlo simplemente presionad por la parte superior e inferior para comprimir el muelle y lo podréis quitar sin problema.

Una vez hemos separado todas las piezas de plástico del resto de componentes, como he comentado anteriormente, lo pongo todo en remojo y lo dejo así mientras limpio el PCB.

 

game cube controller
Suelo dejar las partes de plástico en remojo para que se ablande la porquería mientras limpio el PCB

A la hora de limpiar la placa, mi consejo es que utilicéis un cepillo y alcohol isopropílico para pegarle  un repaso a toda la placa. A continuación, uso un bastoncillo empapado en alcohol isopropílico y hago hincapié en la zona de los contactos. Veréis como, aunque a simple vista pueda parecer limpio y pese a haberle pasado el cepillo, el algodón sale sucio. Es importante que se alcohol isopropílico, pues a diferencia del alcohol sanitario, no deja residuos al secarse y es ideal para componentes electrónicos. A modo de consejo, os recomiendo que antes de darle con el alcohol le peguéis un brochazo para retirar el posible polvo que haya acumulado.

 

Antes de usar el alcohol isopropílico, le pego un buen brochazo, de esta manera sale el polvo superficial y evitamos que haga pastiche.

A continuación empapo un cepillo de dientes en alcohol y le pego un cepillado a toda la placa. De esta manera retiraremos prácticamente toda la porquería.

Los restos de suciedad que queden, los repaso con un bastoncillo empapado en alcohol isopropílico. Os recomiendo mover las palancas de los sticks para llegar a todos los rincones.  
Una vez hayáis limpiado la placa, hay que secar bien los botones y la carcasa, para ello primero de todo dejo todas las piezas sobre una bayeta, de esta manera también me aseguro que ninguna se ha colado por el desagüe. Mucho ojo al botón Start que al ser tan pequeño es propenso a perderse.

 

Después de escurrir, les paso un trapo para terminar de secarlas, y para asegurarme que no quedan restos de humedad les doy con el secador. De esta manera el mando estaría listo para volver a montar

Con el mando ya limpio (o no), lo único que nos queda por delante es ponerle nuestros sticks nuevos. Si no habéis retirado los viejos durante el proceso de limpieza (cosas bastante improbable, pero de todo hay en la viña del señor), lo único que tenéis que hacer, es tirar del stick hacía arriba con firmeza pero con cuidado, y saldrá sin demasiadas complicaciones. 

Si sois observadores os habréis dado cuenta que los sticks originales de Game Cube tiene una muesca en uno de los laterales que impide que el plástico roce con uno punto de soldadura que hay en esa zona. Ninguno de los sticks compatibles que me llegaron a mí tiene esa muesca, pero no os preocupéis, porque la base es más corta y por tanto no rozará. 

 

En rojo os marco el punto de soldadura con el que rozaría el stick de no ser por la muesca. Comprobar que el vuestro no roza antes de terminar el ensamblaje.

Apenas hay diferencia en la altura, pero el joystick sin muesca es ligeramente más corto que el original, por lo que no roza.
 

Dicho esto, fijaos en el dibujo de la parte que encaja con la palanca y simplemente empujad con suavidad hasta que haga tope.

 


Y listo! Una vez colocados los nuevos joysticks, solo nos quedaría hacer el proceso a la inversa y montar nuevamente el mando. 


Sobretodo, prestad atención a las palanquitas de los gatillos. Tenéis que colocarlas arriba del todo, o de lo contrario los gatillos no funcionarán

 

Las palanquitas marcadas en rojo deben estar en la posición en la que aparecen en la foto, de lo contrario los gatillos no funcionarán.
 

Más allá de eso, el resto del procedimiento no tiene misterio alguno y como resultado os quedará un mando que lucirá como recién salido de la caja.

 

Este sería el resultado final con el mando ya montado y los nuevos sticks instalados.

2 comentarios:

  1. Estas entradas molan mucho y pueden ayudar a quien tenga miedo a cacharrear. Sólo dos cosas. Bueno, tres:

    1-Yo tengo ya mi destornillador de la trifuerza.
    2-Eso no tiene mierda, tiene vida. Si yo te contara lo que me he encontrado...
    3-Por puntualizar: NUNCA, nunca de los nuncas y jamases, uséis el alcohol para pasárselo a los plásticos. Le quitas el brillo y las propiedades originales. En la placa, isopropollas todo el que queráis, pero en el plástico exterior... NEIN

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1.- Tener destornillador de la trifuerza a estas alturas y con los achaques que empiezan a tener estas máquinas, es algo imprecindible xD

      2.- En mi defensa diré que lo compré de segunda mano hace 18 años y jamás lo había abierto. Te aseguro que los mandos que estreno yo no acumulan esa cantidad de asquerosidades en su interior xD

      3.- Buen apunte, como bien indicas los deja mates y sin lustre. El alcohol para interiores, de fuera no hay mierda que no salga con agua y jabón. Y si quieres poner la guinda al pastel, puedes darles con un regenerador de plásticos para que queden fetén, pero eso ya es rizar el rizo xD

      Eliminar