martes, 13 de abril de 2021

LSD: Dream Emulator (PSX)

 Me gustan los juegos raros, es algo que no puedo evitar. Lleva pasándome toda la vida. Cuánto más raro y surrealista parece un juego, MEJOR. Y una cuenta pendiente que tenía desde que lo descubrí hace unos años, es este LSD: Dream Emulator del que os voy a hablar hoy.


LSD: Dream Emulator es una de esas "cosas" que se cruzan un día en tu vida, y sin saber muy bien porqué, sientes que tienes que probar. ¿Un "simulador de sueños"?¿qué podría salir mal? Realmente nada, porque el título que nos ocupa, ni siquiera me atrevo a calificarlo como juego, así que no me pidáis que lo califique como algo bueno o malo.

Como no podía ser de otro modo, estamos hablando de un juego exclusivo del mercado japonés, lanzado en el año 1999 para PSX, que consiste en soñar. No, no me he fumado nada raro, la propuesta de LSD: Dream Emulator es la de simplemente soñar. No esperéis una historia elaborada, ni personajes memorables, ni nada por el estilo, porque aquí no hay nada más que surrealismo


 Al arrancar el "juego" (ya entenderéis porque lo entrecomillo) se nos da la opción de empezar, cargar, guardar y ver nuestro "cuadro de sueños" del que os hablaré más adelante.

Si le damos a empezar, apareceremos en nuestro primer sueño. De todas las veces que he empezado he aparecido siempre en el mismo sitio, algo similar a una casa japonesa. A partir de este momento tenemos total libertad de movimiento para ir donde nos dé la gana, siendo esto lo único que podremos hacer: movernos por los escenarios desde una perspectiva en primera persona hasta que "nos maten" o se acabe el sueño. Y como estáis viendo que en esta entrada estoy abusando de las comillas, voy a explicar este último punto. Morir como tal no morimos, si "nos matasen" simplemente se acabaría el sueño, y pasaríamos al siguiente (por si a estas alturas no os habéis dado cuenta, cada sueño equivaldría a una pantalla). A mí realmente solo me han matado una vez (o al menos eso creo), y fue un señor con aspecto de soldado de las SS que al acercarme a él, se giró y me fusiló. Triste final.

El señor que me mató
  

Por si alguno se lo pregunta, no, no nos podemos defender de los extraños "enemigos" que nos encontraremos, y que van - por poner algunos ejemplos - desde el señor de gris con aspecto de soldado alemán, a pavos reales, pasando por unos tipos de colores que van desfilando en plan militar, o una cabeza gigante que suelta kanjis por la boca . A lo largo del juego la única acción que podremos ejecutar es la de andar o correr, no hay ni saltos, ni armas, ni objetos para recoger, ni nada. Lo único que haremos será mover al personaje a lo largo del escenario. De ahí que a lo largo de la entrada me veáis entrecomillar lo de juego, ya que -al menos para mí - un juego debería presentar algún tipo de reto, y esto precisamente no lo presenta. 

La cabeza de los kanjis
  

Cada sueño tiene una duración media de entre 5 y 10 minutos y realmente desconozco si existe algún patrón que determine la duración del sueño. Normalmente si nos matan, tocamos una pared o nos tiramos por algún precipicio, el sueño acabará automáticamente, aunque en otras ocasiones continuará en un escenario diferente. Aquí nada tiene sentido, tampoco lo tienen los escenarios, que son totalmente aleatorios aunque se van repitiendo con ligeras variaciones. Por ejemplo, hay un escenario recurrente que consiste en una pradera con un agujero gigantesco en medio. Algunas veces en ese escenario no habrá nada, y en otras ocasiones, en ese mismo escenario, encontraremos un elefante gigante flotando encima del agujero

Elefante sobre agujero
  

En cuanto al diseño de los escenarios, podemos encontrar de todo un poco. Desde parajes más o menos normales como campos o ciudades (hasta que aparece detrás tuyo una cabeza gigante) pasando por otros más tétricos como uno que parecen las tripas de algún bicho, hasta otros realmente psicodélicos llenos de colores chillones y estímulos luminosos. Pero si algo comparten todos ellos, es que son inquietantes e incomprensibles. Como ya dije anteriormente, aquí nada tiene sentido.

  

Al acabar cada sueño, aparecerá el cuadro de sueños del que os hablé al principio. Este cuadro no es más que un gráfico que, hasta donde he podido averiguar, realiza un seguimiento de nuestro estado mental, hay un total de cuatro estados (upper, dynamic, downer y static) y se supone que hacen referencia a la sensación general del sueño que acabamos de pasar. Ojalá os lo pudiera explicar mejor pero es que ni yo mismo lo entiendo. Simplemente sé que cuando acabas un sueño, se marca un punto nuevo y se va dibujando un gráfico. A partir de ahí, podemos elegir si lo mandamos todo a la mierda, o seguimos soñando. En ocasiones entre sueño y sueño, saltará una secuencia de vídeo, creo que sale más o menos cada cuatro o cinco sueños, y de momento mi favorita ha sido una en la que aparece un vídeo real de unas palomas haciendo cosas de palomas

Fotograma del vídeo de las palomas. Sí, es un vídeo real.
  

Más allá de todo lo que os he explicado, poco más os puedo contar. LSD: Dream Emulator es una experiencia curiosa, surrealista, y en algún que otro momento bastante inquietante. Un título que, quizá por lo que pretendía ofrecer, esté algo "adelantado" a su época, y es que no puedo quitarme de la cabeza - por descabellado que suene - la idea de que alguien decidiera remasterizar esto, y hacerlo compatible con unas gafas de realidad virtual. Seguramente penséis que me estoy cachondeando, pero lo digo totalmente en serio. La idea del juego, pese a ser una auténtica bizarrada, no es mala (cosas peores se habrán visto), pero un producto cuyo principal atractivo se sustenta la ambientación y el apartado técnico (que con sus más y sus menos no está mal) para transmitir sensaciones, a día de hoy - si no se entiende el contexto - queda relegado a personajes como yo con cierta inquietud por lo marginal. Por eso pienso, que con los avances gráficos que hemos vivido en los últimos 20 años, esto podría ser una experiencia VR increíblemente interesante.

En definitiva, un juego raro. Raro de cojones, pero muy curioso de "jugar" y que os aconsejo probar a poco que tengais inquietud por este tipo de productos.

 

6 comentarios:

  1. Molt interessant. Fa anys li vaig dedicar una entrada al meu blog, però basada en el que en llegia.

    Amb la teva veig que hi ha coses que no vaig entendre bé o no estaven ben explicades a les fonts que vaig consultar, i sempre és millor llegir experiències de primera mà.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes gràcies company, me'n alegro que t'hagi semblat interessant. Jo havia llegit molt sobre el joc, però mai m'havia donat per provar-lo fins fa relativament poc.

      Encara que hi juguis, ja et dic que continues sense entendre res XD (o potser sí, ves a saber, jo no he entès res) es una experiència (perquè no sé fins a quin punt ho puc catalogar com a joc) molt curiosa. El tema és que cada X somnis, apareix una seqüencia (com per exemple la dels coloms) o simplement una pantalla negre amb kanjis, lamentablement com que de japonès no en tinc ni idea, desconec si aquestes pantalles ajuden a entendre una mica més el "joc".

      Si tens curiositat per fer-li un cop d'ull diguem-ho i et passo la ROM. Ja et dic, es una cosa molt estranya però d'aquelles que has de provar algun cop a la vida XD

      Un plaer tenir-te per aquí i moltes gràcies pel teu comentari :)

      Eliminar
  2. Los japoneses siempre fueron unos adelantados a su tiempo. Incluso en los videojuegos. Lo cachondo es que lejos de ser juegos "chorras" en el pais del sol naciente, allí están considerados unos superventas. Cada vez menos, pero siguen siendo de otro planeta. Y por eso nos encanta. Gran y bizarro juego.

    Todavía recuerdo el dildo tank que me recomendaste XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo puedes decir ya XD la verdad que están hechos de otra pasta. Este juego por lo visto es allí una obra de culto y hasta donde sé, se complementa con un libro. En definitiva, típica fumada nipona pero que merece la pena probar a poco que te gusten este tipo de bizarradas.

      ¿Llegaste a probar el Dildo Tank? Hoy en día esa entrada hubiera sido censurada por la Santa Inquisición de lo políticamente correcto. Creo que el juego ya no se encuentra en Internet, por suerte me guardé una copia que aún conservo. Eso sí, el juego aquél si no recuerdo mal era de un ruso... claro que a los rusos también ha que echarlos de comer a parte xD

      Eliminar
  3. Es con diferencia uno de los juegos más peculiares que he tenido ocasión de probar en PSone, junto con Paranoia Scape.
    Recuerdo otros juegos "especialitos" para la gris de Sony que aún hoy me hacen esbozar una sonrisa, como Incredible Crisis, Suzuki Bakuhatsu o Mad Panic Coaster.
    Aquella fue una etapa maravillosa, con revoluciones a la vuelta de cada esquina y compañías entregadas a la fecunda inventiva, con propuestas originales y arriesgadas, que podían gustar más o menos pero desde luego no dejaban indiferente a nadie.
    Como siempre, un placer leerte compañero.
    Saludos!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras, el Paranoia Scape no lo conocía, he hecho una búsqueda rápida en Google y parece una movida del estilo pero con una ambientación mucho más macabra.

      El Incredible Crisis lo vi reseñado hace muchísimos años en una revista llamada PlayStation Max de la que aún conservo todos los números. Curioso que un juego así tan orientado al público japonés llegase a territorio PAL.

      La verdad que fue una época fascinante, parecía que todo estuviera permitido y salían locuras de este estilo que solo los amantes de lo peculiar hemos terminado apreciando. Una pena que estos juegos tan "especiales" se hayan perdido a día de hoy. Seguimos teniendo alguna que otra apuesta por lo bizarro, pero nada que ver con lo que vivimos en su momento.

      El placer es mío de tenerte por aquí, muchas gracias por pasarte, comentar y descubrirme nuevos títulos con los que alimentar mi curiosidad :D

      Un saludo!

      Eliminar