martes, 8 de junio de 2021

La duración como sinónimo de calidad

Los que hayáis leído mi reseña sobre Resident Evil Village, recordaréis que en cierto punto del texto, hablé por encima de esta nueva gilipollez supina que tan de moda se ha puesto, que consiste principalmente en valorar la calidad de un juego en base a su duración. Así que como ya asomé la patita en la citada entrada, creo que es la ocasión perfecta para desarrollar un tema del que hasta ahora apenas había opinado. 


En los últimos años, y especialmente con la proliferación de los juegos de mundo abierto, hemos sido testigos de juegos con mapeados cada vez más extensos, sinónimo en muchas ocasiones, de una mayor duración. No es de extrañar que ante esta obsesión por mapeados gigantescos (y en muchas ocasiones prácticamente vacíos), se haya puesto tan de moda a la hora de anunciar un nuevo título la coletilla "el mapeado es X veces más grande que del juego anterior" siendo X la cantidad de terreno vacío adicional añadido con respecto a la anterior entrega.

Hace unos años, que un juego tuviese un mapeado X veces más grandes que su predecesor, hubiera sido motivo de júbilo, sinónimo de progreso, una muestra feaciente de evolución. A día de hoy, cuando me dicen que el mapa es más grande que el anterior, me entra una mezcla entre hastío y ansiedad que no sé muy bien como manejar.

La última vez que tuve tan terrible sensación fue con Assassin's Creed Origins. Sin ser yo muy fan de la franquicia, y animado en parte por las opiniones de algún que otro amigo (porque de la crítica especializada ya no me fío aunque a este paso de mis amigos tampoco), decidí comprarlo para ver qué tan bueno era. La cuestión es que tras ponerlo en la consola, tomar el control del personaje, y abrir ese mapa con mil puñetas por hacer nada más empezar, quité el disco de la consola, lo guardé en su caja y decidí que ya llegaría su momento. No por nada en concreto, pero entended que después de más de 70 horas en Horizon Zero Dawn, me apetecía ponerme con algo más ligero y "menos libre".

 

Es el mapa de Odissey pero tanto monta monta tanto

Esa sensación de "querer descansar" de un estilo de juego en concreto ya me pasó en su momento con Fallout 3 un juego que si bien me encantó  me dejó extenuado. No he vuelto a tocar un Fallout desde entonces, no porque me disguste la saga, sino porque después de tantísimas horas terminé hasta las mismísima pelotas de ir de un lado a otro haciendo de recadero. Quedaos con lo de hacer de recadero porque sobre ello hablaremos más adelante.

La experiencia más reciente que he tenido con un mundo abierto ha sido Ghost of Tsushima, un juego que, platino incluido, me ha durado unas 65 horas y que pese a lo mucho que he disfrutado de su ambientación, sus escenarios y su magnífico sistema de combate, me resultó bastante tedioso en cuanto a misiones secundarias, y es con esto con lo que voy a empezar a tratar el tema de la duración: las secundarias.

En los últimos años hemos visto como la línea entre las misiones secundarias y las principales se ha ido difuminando cada vez más, hasta el punto de que hay momentos en los que no sabes si estás haciendo una misión principal o no. Esto es muy notable en juegos como los ya citados Horizon Zero Dawn o Ghost of Tsushima donde hay secundarias que son igual o prácticamente igual de interesantes que las misiones principales. El problema viene cuando, por demanda de los usuarios en muchas ocasiones, empiezan a meterse misiones secundarias sin ton ni son que consisten normalmente en ir del punto A al punto B, para matar al personaje Z, y volver del punto B al punto A para cobrar la recompensa. A eso, amiguitos, yo le llamo hacer de recadero para alargar artificialmente un juego.


En todos los videojuegos hay mecánicas repetitivas, eso no seré yo quien lo niegue y creo que no puede negarlo nadie. El problema es cuando esas mecánicas desembocan en el tedio más absoluto puesto que, en la mayoría de ocasiones, no representan reto alguno para el jugador. Pero tened en cuenta que, mientras vais de un lado a otro como pollo sin cabeza, el tiempo sigue corriendo y cada minuto que se añada al marcador cuenta. Porque recordemos que hoy en día, si un juego no es largo, hay quien piensa que está falto de calidad. Da igual que estés haciendo de recadero durante treinta de las sesenta horas que dura el juego, cuanto más largo mejor.

Llegados a este punto, es el momento de sacar a la palestra los títulos a los que se critica por su "escasa" duración, y que suelen ser todos aquellos cuya campaña está por debajo de las 15 horas. Algo que, por motivos que aún no alcanzo a entender, parece ser sinónimo de escasa calidad y un motivo por el que plantearse la compra o no de un título.

Permitidme que, ya que ha sido el juego que me ha dado la idea, utilice el ejemplo de Resident Evil Village para ilustrar la presente entrada. Cuando se anunció el juego, mientras algunos estábamos expectantes por ver qué nos deparaba su historia o descubrir como iba a conectar con las anteriores entregas de la saga, había un grupo de usuarios a los que el único aspecto que parecía inquietarles (además de saber si Dimitrescu y sus hijas saldrían desnudas), era su duración. La información que nos iba llegando insinuaba que la campaña tendría una duración estimada de unas 10-15 horas. Una duración, bajo mi punto de vista, más que digna para un juego de estas características.

Tras salir el juego a la venta, no tardaron en llegar las críticas a su duración por parte de aquellos que en 6-7 horas habían terminado el juego por primera vez, sintiéndose estafados porque no eran las 10 o 15 horas que les habían prometido. Por si alguien que no lo ha jugado se lo está preguntando, sí, es posible terminar el juego en ese tiempo, pero únicamente si lo que te interesa es la historia y pasas olímpicamente del resto. En cuyo caso, creo que ya tenemos una edad para saber a que atenernos. Teniendo en cuenta que a mí me duró cerca de 12 horas dejándome cosas por hacer, es posible que tratando de encontrar en esa primera partida todos los secretos que el juego nos ofrece, se nos vaya fácilmente a las 15 horas. Todo ello, sin necesidad de hacer de recadero.

Si esa duración se nos sigue antojando escasa, al terminar la partida, no solo se nos desbloquea un nuevo modo de dificultad y el modo Mercenarios al que podemos dedicarle tantas horas como nos dé la gana. ¿Es un modo repetitivo? Seguramente, al final consiste en memorizarte el escenario y acabar con todo bicho viviente que se te plante delante, pero ¿es más divertido que hacer de recadero? infinitamente más, al menos para mí. Por si todo esto fuera poco, aún tendríamos pendientes un buen número de extras por desbloquear.

Creo que no lo he hablado nunca directamente aquí, pero juraría haberlo comentado en esta entrada del blog de Spiegel. Me gustan los juegos que supongan un reto o que me exijan cierta habilidad (pese a que con los años me he vuelto un manco de cojones), tener que poner los cinco sentidos en lo que estoy jugando me ayuda a desconectar y este tipo de modos extra lo consiguen, ir del punto A al B ya sea en coche o a caballo, es una actividad que para una mente dispersa como la mía, resulta demasiado pausada como para que me olvide por un rato de las mierdas del día a día. Obviamente, habrá gente a la que lo que a mí me gusta lo único que consiga sea generarle más estrés, y prefiera los viajes a caballo por extensas llanuras. Precisamente por esto, porque hay diferentes tipos de jugador tiene que haber diferentes tipos de juegos, y es por ello que, medir la calidad de un juego en base a su duración, me parece tan lamentable como medirla, por ejemplo, en base a sus gráficos (de esto quizá hable otro día).

Podría seguir poniendo ejemplos, me viene irremediablemente a la cabeza el caso Resident Evil 3 Remake, un juego vilipendiado en su momento (entre otros motivos que ya traté en la entrada que le dediqué) porque la campaña podía terminarse en apenas cuatro horas. Claro que se puede, y en una hora y veinte también. Pero una vez más, parece que aquí muchos se olvidaron de los contenidos desbloqueables que, en mi caso particular, me llevó 30 horas conseguir. Porque precisamente, parte de su duración radica en su rejugabilidad, un concepto que nos ha acompañado siempre, y que parece que algunos quieran olvidar.

No recuerdo haber rejugado jamás un título de mundo abierto (excepto a GTA para hacer el cafre), pero son incontables las ocasiones en las que he vuelto a títulos de menor duración para echarme un buen rato. Precisamente en la rejugabilidad radicaba la duración en la gran mayoría de los títulos de antaño, en jugar, jugar y jugar hasta que te aprendías los niveles y las mecánicas al dedillo y eras capaz de completar el juego. Juego que quizá podías terminar en apenas dos horas, pero para llegar a eso tenías que haber invertido un buen número de horas anteriormente. De nuevo, podía resultar repetitivo pero, al menos en mi caso, ese proceso de repetición me parecía más divertido que el método actual de estirar los juegos.

Sea como sea, la meta final de un juego es que te divierta, que te entretenga, que consiga hacerte desconectar de los problemas contidianos o que simplemente te haga soñar con su historia. La elección queda al gusto del consumidor, pero considero que dejarse llevar por la duración a la hora de elegir un título, es cerrarse puertas. Y si no que se lo digan a Hellblade Senua's Sacrifice, un juego que se termina en apenas nueve horas, con pocos o ningún aliciente para ser rejugado, pero con una capacidad increíble de trasmitir sensaciones.

En definitiva y para ir concluyendo, que cada uno juegue a lo que quiera, como quiera y donde quiera. El que quiera hartarse haciendo de recadero porque eso es lo que le divierte, que lo haga. Pero seguir asociando duración con calidad, es un error en el que no se debería caer. Por esa regla de tres, el mismisimo Tetris sería un juego mediocre. Al final un juego puede ser tan largo como uno lo quiera hacer, porque si nos ponemos en plan cafre, cualquiera de los ejemplos que he puesto de juegos largos, se puede completar en 20 horas o menos.

 

¿A nadie se le ocurriría decir que esto es un mal juego verdad?
Y con esto me despido no sin antes lanzarle una pregunta a mis queridos lectores ¿Qué estilo os gusta más? ¿Preferís juegos largos y que os den muchas horas o por el contrario preferís títulos más cortos con muchos extras que os inviten a rejugar?

 

 

 

8 comentarios:

  1. Buenas,
    Como decía Alan Moore, cuando se le criticaba su obra, al no adaptarse al público corriente: "Yo les doy lo que necesitan, no lo que me piden" (Más o menos).

    Estoy 100% de acuerdo contigo, ya que la calidad de un título radica en lo que transmite y no solo en lo que muestra.
    Me han encantado tus lineas y la sencillez de explicar un tema que muchos comprenden, pero hay muchas veces que la ceguera no les deja ver el camino.

    Un saludo grande!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que te haya gustado!

      Es cierto que es algo muy evidente pero hay algunos que parecen no ver más allá de su propio ombligo. Así que un poco de inspiración, y salió esto XD

      Muchas gracias por pasar y comentar! Un saludo!

      Eliminar
  2. ¡Muy buena entrada Suso! Comparto lo que expones. Yo tampoco soy para nada partidario del alargamiento artificial de los juegos y rehuyo mucho de estos títulos que se basan en mecánicas de repetición como suelen ser los mundos abiertos. El dejar de dar importancia a esa idea errónea de “cuanto más largo el juego, mejor” creo que es un signo de madurez y de evolución como jugador. Lo de los juegos largos cuando eras adolescente y no tenías un duro para ampliar el catálogo y tenías todo el tiempo del mundo estaba muy bien, pero con el paso de los años y a medida que sumas obligaciones y restas tiempo de ocio pienso que la tendencia es más a buscar en los videojuegos experiencias cortas y que te aporten como jugador. En resumen, y especialmente desde que tengo hijos, a mí ponedme un pasillo y dejaos de chorradas de correr arriba y abajo por un descampado acumulando coleccionables y haciendo secundarias sin chicha alguna.

    Evidentemente hay excepciones, porque por ejemplo jugando a Horizon Zero Dawn como comentas, yo sí que me sentí cómodo porque el mapa no llega a estar tan sobrecargado como podemos ver en un AC o en The Witcher 3. Por ese motivo en este caso sí que me molesté en conseguir el platino, aunque ya te digo que los pocos juegos de mundo abierto en los que me atrevo suelo ir muy a piñón fijo.

    Prefiero, como dices, que el alargamiento sea algo opcional, como la rejugabilidad de los RE, que algo artificial metido con calzador. Eso sí, no voy a negar que de la duración de RE3 en su día me quejé, pero porque me quedé con ganas de más.

    En definitiva, hay que dejarse de complejos por cosas largas y aprender a disfrutar más de los videojuegos. No siempre más es mejor y un claro ejemplo es esta afición que nos atañe. Un saludo Suso y espero que esta vez no se me borre la mierda esta. Enhorabuena por la entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. La verdad que es algo de lo que cada vez abusan más, en parte por demanda del usuario que a estas alturas ya no sabe ni lo que quiere XD Supongo que en parte es lo que comentas de la madurez, yo recuerdo haber seguido ese patrón, en la adolescencia sobretodo era un devorador de RPG's, juegos que duraban cientos de horas y con los que te daba tiempo a ahorrar hasta el siguiente. La cuestión es que tampoco considero que los juegos actuales de mundo abierto se puedan comparar a aquellos RPG's que jugábamos en la época, la verdad que en ningún momento se me llegaron a hacer tediosos... claro que ahora me das un RPG por turnos y te digo que te lo juegues tú XD

      Ahora puedo tirarme meses con un mismo juego, pero precisamente por el poco tiempo del que dispongo. Para que te hagas una idea, un juego de 30 horas me puede llevar un mes y medio terminarlo. Como mucho tengo una horita para jugar después de cenar y poco más. Las "bondades" de la vida adulta XD

      Yo con Horizon me lo pasé muy bien, saqué el platino y hasta el NG+ en dificultad máxima, pero reconozco que los coleccionables se me hicieron pesadetes.

      Yo de Resident Evil 3 también me quedé con ganas de más... pero de más escenarios. Mira que el juego me gustó, pero con tanto recorte eché mucho de menos escenarios que habíamos visto en el original :( Pero vaya, que le di muchísima cera desbloqueándolo todo y terminándolo en todas las dificultades posibles.

      Pero vaya, lo que tu dices, menos acomplejarse por la longitud, y más disfrutar del videojueguismo XD

      Un saludo Arald y muchas gracias por pasarte! Un placer tenerte por aquí, sé lo mucho que ha costado por tus problemas con Blogger XD

      Eliminar
  3. Coincido contigo la verdad, esto de medir juegos por la llamada frase del euro por hora, esta matando la calidad en muchos sentidos, dándonos juegos cada vez más largos, pero con contenido menos interesante, centrados en durar lo más posibles y exprimir formulas que ironías de la vida, ya se están empezando a quedar obsoletas, por la increíble proliferación de ciertos géneros.

    Es evidente que aquel que se va a gastar 60€ en un juego de 5-10 horas le va a doler más en la cartera al final, pero siempre hay formas de explotar dichas obras, ya sea a través de la rejugabilidad, el multijugador u otros factores que no tenemos en cuenta al comprar. Es irónico, pero prefiero un juego de duración media por ese precio como el Village que comentas, o algunos que duran un poco más, como 15-20 horas, que aquellos que se venden por lo mismo y duran de 40-50 para arriba.

    En fin, creo que la magia de los juegos cortos se están perdiendo y son muy necesarios para oxigenarse entre cositas más grandes o más complejas.

    Un saludo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo eso del euro hora sí que lo hago cuando he terminado un juego XD pero más por curiosidad que por ver si me ha salido rentable la inversión XD De todos modos, la duración de un juego es lo último que miro a la hora de comprarlo, si me atrae lo suficiente lo compro indistintamente de lo que dure. Curiosamente, los juegos de mundo abierto que tan bien habían funcionado hace un tiempo, están empezando a perder fuelle y se vuelven cada vez más cansinos. No sé si serán ciclos también, o que simplemente cada vez se hacen más pesados porque cada vez hay más.

      Si a alguien le duele el bolsillo por gastarse 60 euros en un juego que va a durar 5-10 horas, la solución es sencilla, espera a que baje de precio. Por suerte, la distribución en España ha mejorado muchísimo en los últimos años, y es muy raro que un juego se descatalogue. Otra cosa es que la gente se compre los juegos de salida para la foto de tuiter, se los pase y luego se olvide. Fíjate el caso de Village, mira como se ha desinflado en redes. Hace poco más de un mes que salió, y ya nadie habla de él. Yo llevo jugándolo desde que salió, tardé dos semanas en terminar la historia, pero llevo desde entonces con el Mercenarios y me queda volver a pasarme el juego en las dificultades más altas, conseguir los coleccionables, y demás historias. Por eso digo, un juego puede durarte tanto como quieras, otra cosa es que pases olímpicamente de extras. Cosa que es muy respetable, pero entonces no vengas llorando si el juego es corto. Por su arco narrativo está concebido así y no hay más.

      Yo también pienso que esa magia se está perdiendo, la gente quiere terminar los juegos al 100% en una única partida y sin es sin demasiada complicación, mejor. Se ha perdido la costumbre de querer dominar el juego y sus mecánicas optando por títulos con, muchas veces, misiones insulsas y facilonas que te dan esa falsa sensación de estar amortizando el dinero. Pero bueno, como decimos siempre, cada uno es libre de jugar como quiera xD

      Muchas gracias por pasarte Spi! Un saludo!

      Eliminar
  4. Interesante reflexión.
    A menudo he tenido sentimientos encontrados jugando a títulos de mundo abierto.
    No me desagradan, pero desbloquear zonas o cumplir esos pequeños objetivos que nos van marcando sobre la marcha, rara vez supone un reto digno de mención.
    Quiero decir, me mantienen pegado a la pantalla durante horas, sin ofrecerme ningún desafío memorable para el recuerdo.
    Nada como llamarle guapo a tu público, hacerle sentir que progresa en la historia y va cumpliendo con los objetivos marcados, pero, ¿de qué me sirve todo eso, si luego a duras penas aguanto 5 minutos en cualquier "matamarcianos" clásico?.
    En fin, son divagaciones muy personales que no precisan de ser compartidas, y que tampoco llevan a ningún lado.
    Como siempre, un placer leerte compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí cada vez se me hacen más pesados. Hay honrosas excepciones, como el Horizon que menciono durante la entrada, pero el problema radica precisamente en lo que tu mismo dices, puedo tirarme cientos de horas delante de la pantalla haciendo cosas que no representan realmente un desafío.

      Y precisamente en lo siguiente que comentas está el motivo, la gente ya no quiere profundizar en las mecánicas de un título ni encontrarse mucho escollo a la hora de avanzar, quiere tener la sensación de que es bueno con poco esfuerzo, a la que mueren un par de veces o se atascan, tiran de guía.

      al final no deja de ser una cuestión comercial, la gente busca, cada vez más, historias. Y no quiere que se lo pongan muy difícil para avanzar.

      Son divagaciones pero te entiendo perfectamente porque es básicamente lo mismo que opino yo jajaj.

      El placer es mío de tener por aquí, muchas gracias por comentar! :D

      Eliminar