martes, 8 de febrero de 2022

No son buenos tiempos para coleccionar retro

La entrada que leeréis a continuación es una colaboración con el blog Retroactual. Y es que a raíz de un tema tan en boga como el del precio de los videojuegos retro, el amigo Emilio y yo, hemos decidido unir nuestros poderes (como Goku y Vegeta) y plasmar cada uno nuestro punto de vista sobre el tema. El artículo de Emilio lo encontraréis en el siguente enlace: Mercado retro: alimentando a la bestia. Lo divertido del asunto, es que ni él ni yo hemos leído el post del otro. Por tanto, la gracia radica en ver en cuantas cosas de las aquí expuestas coincidimos. Dicho esto, vamos al lío. 

Mucho retro y pocas anillas

Cuando me dio por empezar a coleccionar retro, en mi casa ya había una PS2. Por aquel entonces, la gente de mi entorno solía mirarme raro cada vez que me veía comprando "cosas viejas" teniendo lo último en tecnología, pero es que la primera decada de los 2000 fue lo que yo denomino la "edad de oro de Cash Converters". Os hablo de una época en la que te ibas a una tienda de la tan famosa cadena y podías volver con bolsas llenas de material retro sin que eso supusiera un agravio a tu economía.


Jamás olvidaré los precios de los juegos del Cash Converters de mi barrio, y es que a diferencia de lo que podemos encontrar a día de hoy, allí el precio no lo marcaba el juego sino la plataforma. Para que os hagáis una idea, todos los juegos de PlayStation, Saturn y Nintendo 64, costaban 10 euros, GameBoy y Game Gear 4 euros, Super Nintendo 6 euros y Mega Drive 4 euros. Así como lo léeis, a 4 euros el juego de Mega Drive. De lo único que me arrepiento en la actualidad es de no haber comprado más. Porque no os hablo de comprar el cartucho suelto, os hablo de juegos con su caja y su manual. Podría seguir enumerando precios, pero no quiero castigarme ni a mí ni a vosotros, porque recordar esos precios viendo lo que hay hoy en día resulta cuanto menos doloroso

La meca del chatarrero
A medida que fueron pasando los años las tornas fueron cambiando y el efecto Ebay llegó a Cash Converters. El precio dejó de marcarse por plataforma, y empezó a fijarse por título. Adios a rarezas por 10 euros y juegos de Mega Drive por 4 euros. Juegos como Final Fantasy VII, por poner un ejemplo ampliamente conocido, que yo había conseguido por 10 euros en edición Black Label, empezaban a verse por 60. Los del Cash Converters habían encontrado un filón y no lo iban a desperdiciar. Con todo y con eso, aún podías encontrar juegos a buen precio y en bastante buen estado (pese a la ingente cantidad de mugre que tenían todos ellos).

En aquella época tenía mi ruta de tiendas y mínimo una vez a la semana me daba una vuelta a ver qué cazaba, siendo rara la ocasión en la que volvía con las manos vacías. Debo reconocer que añoro muchísimo  salir de casa con la mochila a la espalda y patearme mis tiendas habituales en busca de nuevos artículos que añadir a mi colección. Era todo un ritual para mí, una manera de evadirme. Adoraba rebuscar entre la mugre, volver a casa reventado de la "excursión" y ponerme a desinfectar todo lo que había comprado. La última gran compra que hice en un Cash Convertes  fue durante el glorioso verano del 2013 cuando conseguí una pareja de Lock Ons de Sega y Bandai de los que ya hablé en su día. Me saqué dos Lock-On con caja y todos sus accesorios por únicamente 40 euros cuando en eBay en las mismas condiciones la pareja me hubiera salido por unos 150 euros. Creo que a dia de hoy, aún no he podido superar esa compra

Con el paso de los años, el retro seguía en auge. La gente que a principios de los 2000 me miraba raro por comprar "baratijas viejas" empezaba a buscar los juegos que había malvendido durante su infancia para volver por unos instantes al pasado. La demanda aumentaba y a su vez lo hacían los precios. Cash Converters y tiendas similares ya no eran buenos sitios en los que buscar. Lo poco que podías encontrar era morralla y si algún día tenías la suerte de encontrar algo interesante, normalmente era a precio eBay. Eso cuando no encontrabas rarezas hechas una mierda a precio de juego en buen estado (desde aquí quiero aprovechar para mandar un saludo a aquél Burning Rangers de Saturn que tenían en un Cash Converters con media caratula arrancada al increíble precio de 100 euros).

En pleno 2022, la compra de retro a buen precio se ha vuelto prácticamente una rareza. Lo que en su día no hubiera costado más de 10 euros, ahora no lo encuentras por menos de 20, y eso en el mejor de los casos. Incluso cosas que históricamente se encontraban tiradas de precio, como por ejemplo las versiones japonesas de los juegos de Saturn, están cada vez más caras y en algunos casos a precios delirantes. Por poner un ejemplo, hace unos años los Panzer Dragoon Azel (así es como se llamó a Panzer Dragoon Saga en Japón) se encontraban en mercadillos de foros de internet por unos 20-25 euros, si a día de hoy los buscas en eBay la mayoría están entre los 60 y los 100. 

Otro ejemplo reciente que podría poner es el de las Game Boys. Hace poco, por aquello de hacer la gracia, pensé en pillar una GameBoy Advance echa papilla, para cambiarle yo mismo la carcasa y ponerle una pantalla retroiluminada. Inocente de mí, me puse a buscar Game Boy Advance y lo más barato que encontré fue una por 30 euros sin contar gastos de envío. Y estamos hablando de una consola hecha puré que hace unos años te hubieran vendido para piezas. ¡Si incluso las Game Gear con los condensadores originales que en su día costaban como mucho 20 euros, se han puesto por las nubes!

Lo cierto es que, viendo la deriva que está tomando el panorama del coleccionismo retro, uno se lleva -cuanto menos-  las manos a la cabeza. El videojuego retro está más de moda, y como moda se paga. La verdad que echo mucho de menos cuando coleccionar retro era algo marginal, cuando eramos cuantro gatos los que buscábamos darle un segundo hogar a todos esas consolas y juegos viejos que ya nadie quería. Y lo peor es que a medida que pasa el tiempo esto no hace otra cosa más que empeorar, porque los juegos que hace unos años estaban caros, ahora lo están el doble.

Por si todo esto fuera poco se ha perdido "el ritual de caza". No sé como estará ahora mismo la cosa pues hace bastante que no me doy una vuelta por alguna de las tiendas que frecuentaba (la que más a mano me quedaba cerró por la pandemia), pero las últimas veces que fui -como he dicho anteriormente- lo poco que encontré fue morralla. Cosa que por otro lado es normal, ya que entre la mierda que te pagan en las tiendas de segunda mano y la proliferación de aplicaciones como Wallapop, la gente que sabe lo que tiene prefiere venderlo directamente a un particular ahorrándose intermediarios. Cosa que me parece estupenda, al fin y al cabo era vergonzoso ir a cualquier tienda de segunda mano a que te ofreciesen miseria por un juego o una consola que luego pondrían en el escaparate cuatro veces más caro.

Son malos tiempos para coleccionar retro, y no parece que vayan a mejorar... la pregunta es ¿cómo hemos llegado hasta aquí? Realmente, al punto en el que estamos, no se llega de un día para otro. Aquí habido una serie de factores que han ido incrementando el precio de los juegos paulatinamente y, con el paso de los años, se ha creado una tormenta perfecta.

El primer factor sería el de la nostalgia. El perfil de gente que se dedica a coleccionar retro es bastante claro, y salvo excepciones, acostumbramos a ser gente que vivió esos juegos y que, por el motivo que sea, con los años deciden recuperarlos. Esto se traduce en que hay una mayor demanda y, por tanto, el precio aumenta inevitablemente.

A este factor nostalgia debemos sumarle que el stock de videojuegos retro existente, es limitado y proviene en su mayoría de particulares. Son juegos cuya producción cesó hace muchísimos años, no se va a retomar jamás, y por tanto, las unidades que hay son las que son. Y esto es así, no se puede luchar contra ello, y -mal que nos pese- cuantos más años pasen, menos unidades habrá de ciertos productos, por lo que el precio seguirá al alza, especialmente si son productos demandados.

A todo lo anterior, no ayudan las famosas empresas que se dedican a "gradear" juegos, meterlos en un metacrilato y venderlos a precio de oro subiendo los precios de manera artificial mediante prácticas bastante turbias en apariencia, de las que no hablaré porque da para otro post. Simplemente no quería dejar pasar la oportunidad de mencionarlas. 

Siguiendo con los factores que nos han llevado a esta situación, tendríamos el de aquella gente que no tiene ni idea de lo que vende. "Enterados" que un día en el trastero encuentran sus juegos de Game Boy completos, el amigo de turno les dicen que eso vale un pasta y deciden ponerlo a la venta a precios, normalmente, desorbitados. No seré yo quien les juzgue pues, al final, son ellos quienes marcan el precio del producto y son muy libres de fijar el que les salga de las narices. El problema de esto es que se genere un "efecto llamada" en caso de que algún "despistado" se lance a por ese producto, haciendo subir el precio de otros artículos similares. Como digo - y lo quiero recalcar- cada uno pone el precio que le sale de las narices, el problema radica en el momento en que algo así crea precedente pues ya no hay vuelta atrás.

A todo esto, habría que sumarle el hecho de que, a raíz de la popularización de ciertos creadores de contenido, tengo la sensación de que se está empezando a "normalizar" esta situación que estamos viviendo. No digo que sean responsables, pero considero que al final, cuando tratas este tema y esos precios con naturalidad, la gente termina asumiendo que es lo que hay, que no va a cambiar y que si queremos algo, hay que comprarlo YA. Esto me lleva a hablar del FOMO que se ve últimamente y del que yo mismo reconozco ser víctima. Y es que en cierto modo, llegará un momento que el precio de según que juegos, estará fuera del alcance de muchos bolsillos. Por tanto es lógico que muchos (entre los que me incluyo) se apresuren a comprar hoy ciertos productos (por caros que sean) a sabiendas de que el día de mañana lo serán más.

Por último, tenemos a la lacra más grande de este mundillo, algo que ha existido siempre y seguirá existiendo: los reventas. Esa gente que se dedica a comprar no para coleccionar, sino para especular en un futuro. Y a estos si que los culpo directamente y sin tapujos, pues al final son los que se meten en esto con el único objetivo de lucrarse. Gente que, como hienas buscando carroña, compran barato para vender cuanto más caro mejor, a precios que pueden parecer una locura, pero que si cuelan han colado, dando una situación muy similar a la de esa gente que vende lo que tiene inventándose el precio.

¿Cambiará esto en algún momento? A saber. Como comentaba con Emilio el otro día, tu puedes poner la luna en venta al precio que te dé la gana, que si no te la compra nadie, ahí se va a quedar. El problema es que a día de hoy seguimos pasando por el aro (y de nuevo me voy a incluir porque al final somos todos culpables). ¿Llegará el día en el que la gente no esté dispuesta a pagar según que cantidades? lo veo díficil. Lo más probable es que llegado ese día, mucha gente retire los artículos de la venta, o las ventas de este tipo de videojuegos se realicen en círculos muy pequeños de gente muy metida en el coleccionismo que esté dispuesta a pagar tales cantidades.

Desde luego, no tenemos bola de cristal para saber qué pasará, pero sin querer sonar catastrofista -a día de hoy- el panorama no es muy alentador que digamos.



 

8 comentarios:

  1. Gran artículo, Suso. Y sí, hemos coincidido en varios puntos no porque estemos de acuerdo (que lo estamos, por supuesto) sino porque ambos hablamos de ello. Ya te darás cuenta cuando leas mi post. El caso es que, por muy diversas razones y factores, tenemos lo que tenemos y va para largo, me temo...

    Me ha gustado mucho esto de "colaborar" escribiendo sobre un tema concreto. Hay que repetir experiencia, y desde aquí animo a otros compañeros que lean esto a que se pongan manos a la obra con todo aquello que quieran comentar. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que sí, aunque como comenté en el tuyo, yo dejé fuera el tema del ego y, como ya te dije, me pareció muy interesante :)

      Como hemos comentado en infinidad de ocasiones, estoy no va a cambiar de hoy para mañana igual que no lo hizo a la inversa, pero habrá que ver qué pasa en los próximos años.

      Lo mismo digo Emilio, ha sido una experiencia muy chula, cuando quieras repetimos :P

      Un abrazo y muchísimas gracias por pasarte :D

      Eliminar
  2. El artículo...bueno sí...todo sube...pero quizás sea cosa de que hay más gente que quiere lo mismo y con eBay y wallapop muchos han visto el cielo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, precisamente ese es uno de los puntos que comento, cada vez hay más gente interesada en este tipo de material y el stock del mismo es más limitado por lo que el precio sube.

      De cualquier modo, no creo que sea todo achacable al auge de las plataformas que mencionas. Ebay hace años que existe, muchos años, y Wallapop si bien es más reciente, tenía sus alternativas como segundamano.es y similares. Al final es una concatenación de factores que nos llevan a tener ya no precios elevados, sino desmesurados.

      Eliminar
  3. La verdad es que sí, la cosa no pinta muy alentadora por el momento, pero como ya le dije en su post a Emilio, por desgracia intentar adaptarse es lo que queda...

    Yo no he vivido los tiempos del cash converters que mencionas, pero sí se que existieron y se que muchas obras han estado tanto allí como en otros lugares a precio de saldo, sin embargo el ayer no es el hoy, como ya te dije una vez y por desgracia cada vez más gente esta metida en los videojuegos y por ende, cada vez más gente descubre lo retro, metiéndose a pillar material en el proceso, por lo que es plausible que entre eso, la gente que ve esto como un negocio y la onda que están cogiendo estos "productos" pasen cosas como las que comentáis...

    Sin embargo aunque nos joda es lo que queda. Yo en cierta manera tampoco soy muy fan del FOMO ni de lo que sucede, pero si trago y compro determinadas cosas ya, es porque se que mañana estarán más caras y las que ya lo están, al menos intento buscarlas lo más baratas posible, dentro de mis posibilidades, combinado con el estado, más no puedo pedir, porque literalmente por mucho que me moleste o intento darle una vuelta dentro de los convencionalismos o me como una M. Al menos por suerte la mayoría de lo que colecciono son sistemas que a la gente por ahora le trae sin cuidado, porque si no...

    Respecto al gradeo, estamos de acuerdo en lo poco que mencionaste, aparte de que literalmente hay temas de estafa metidos ahí y con el tema de los influencers, ya sabes mi opinión de cuando lo hablamos por Telegram.

    Buena entrada Suso, un saludo :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya comentamos, uno puede adaptarse hasta cierto punto, pero al final como hemos comentado en infinidad de ocasiones, todo tiene un límite.

      Como he comentado a lo largo de la entrada, hay muchos factores que nos han llevado a estar donde estamos, precisamente el aluvión de gente que busca revivir la "hinfansia" es uno de los motivos.

      Y sí, es lo que hay pero tampoco podemos adoptar esa posición de sumisión y verlas venir porque, como comento, llegará un día en el que esto será accesible únicamente a unos pocos privilegiados. ¿Qué hacer? pues complicado pero por lo menos hacer lo que tu haces y buscar lo más barato posible dando a entender que no todo el mundo está dispuesto a pagar disparates por ciertos productos.

      Lo del gradeo me parece lamentable, y precisamente de uno de los señores que estuvimos hablando, parece que se va a montar su propio chiringuito de gradeo...

      Me alegro que te haya gustado Spi, un saludo y gracias como siempre por dejarte ver por estos lares :D

      Eliminar
  4. Pues nada, compañero, ¿qué te voy a decir? Coincido plenamente con tu preocupación. El grave problema comenzó cuando empezaron a democratizarse los videojuegos y todo el mundo, aunque no fuera así, se apuntó a la moda. Y digo moda porque los videojuegos pasaron de ser una forma de vida o de ocio, a estar de moda como el llevar los sostenes por fuera de la camiseta. Lo mismo que cuando empezaron a salir un montón de tías y pechos de pollo que decían que eran "gamers" y que llevaban toda la vida jugando a videojuegos (generaciones que empezaron a ver esto de un modo bastante distinto al nuestro, aunque como en todo, haya excepciones). No sé si recuerdas cuándo empezó todo el mundo a fijarse en lo retro y a usarlo para ponerse galones. Chavales que no habían tocado en su puñetera vida un juego de 8 bits. Lo he dicho muchas veces, es como cuando murió el Bud Spencer, que todo el mundo vanagloriaba en las redes sociales sus pelis, pero sólo unos pocos se habían tragado alguna vez una de sus películas. Pero eh, hay que apuntarse a la moda y uno que no está en el ajo ya no mola tanto. Igual es un pensamiento de viejales, pero lo que yo he vivido con eso que llaman retro no lo van a vivir las generaciones siguientes. Primero porque estamos en el siglo XXI y segundo porque eso ya dejó de existir. Nosotros cuando jugamos, muchas de las sensaciones, son el recuerdo de lo que vivimos. Y eso NO SE VA A REPETIR. Por lo tanto, me considero un auténtico privilegiado. Mis recuerdos son genuinos y no impostados. Obviamente no hablo de los que realmente siendo pequeños, sea en 1989 o 2012, hayan disfrutado de muchas joyas, porque en verdad lo han vivido así.

    Volviendo al tema, que me ofusco XD, es verdad que hubo una época en la que comprar un juego retro era muy barato como también que hubo una transición en la que los del CagaConverters miraban el precio por Ebay. De hecho me reí en la cara de algún vendedor cuando por un Command and Conquer de pc en caja me pedía hasta 30 euros.
    -¿Cuánto vale?
    -No sé....mmmm... espera...
    Lo vi yo mismo en su pantalla y él sin cortarse como si fuera su propia base de datos interna XD). Pero esto pasa con la mayoría de las tiendas y por no decir todas. Así se están comiendo los mocos tiendas como Cex. La última vez que fui me dije que "nunca mais". ¿Y wallapop? pues ya llevan tiempo columpiándose, pero yo, que no quiero hacer rico a nadie salvo a mí mismo, no pago más de la cuenta. Me da igual si el juego está deteriorado, pero no voy a pagar un pastizal porque en vez de pedo huela a nuevo. Lo que quiero es disfrutar de mis recuerdos y sin más.

    Gran entrada y totalmente profesional.

    Saludos sudorosos de pies con uñas con hongos, jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, por un motivo o por otro, lo que antes no quería nadie y se vendía como "basura", ha dejado de serlo. Las vueltas que da la vida...

      Y sí, recuerdo cuanto todo el mundo se sacó el carnet de jugador retro y lo iban luciendo como si fueran medallas. Pero como bien dices, el sentimiento nunca será el mismo. Para mi un juego retro no tiene magia por el mero hecho de ser antiguo, su magia radica en los recuerdos que me trae de una época que, como comentas, nunca volverá. Como ya comenté en alguna ocasión, para mi el retro es más que un amasijo de píxeles, es un viaje a un pasado que considero mejor.

      Lo de Cash Converters que comentas también lo he vivido yo en mis propias carnes. Los muy sinvergüenzas se ponían a mirar eBay delante de tus narices como si fuera su propia base de datos XD pero bueno oye, ahora están en la mierda precisamente debido a Wallapop. Como todo gran imperio, ha terminado cayendo. Al menos en cuanto a videojuegos se refiere.

      En definitiva, que muchas gracias como siempre por pasarte. Saludos sudorosos de pies con uñas recién cortadas xD

      Eliminar