jueves, 4 de agosto de 2022

NieR Replicant 122474487139...

Pensé que nunca volvería a hablar de él, es más, después de lo que supuso para mí; pensé que jamás tendría el valor de volver a jugarlo, sobretodo si tenemos en cuenta que aunque han pasado cerca de 10 años, su recuerdo en mi cabeza seguía bastante fresco. No menos sorprendente me resultó el anuncio de esta versión mejorada de uno de los títulos que más me han marcado como jugador. Los que me conozcais ya sabréis de que estoy hablando (qué cojones, si lo pone en el título), así que no me enrollo más, y os dejo con mis impresiones sobre NieR Replicant 122474487139... 

Como acostumbro a hacer, empecemos esta historia por el principio de los tiempos. Cuando el 29 de marzo de 2020 - durante la celebración del décimo aniversario de la saga- se anunció una versión mejorada de Nier. No dí crédito a lo que estaba leyendo. Un juego al que la prensa desespecializada masacró en su momento y que básicamente jugamos los fans de Drakengard, llegaba a consolas actuales con un lavado de cara.

Como no podía ser de otra manera, y con las expectativas por las nubes, fui siguiendo las noticias sobre su desarrollo, y finalmente, el 23 de abril de 2021, llegaba a PS4, Xbox One y PC, NieR Replicant; prometiendo no solo un lavado de cara, sino novedades a nivel de historia.

Lo que tendría que decir en profundidad sobre NieR ya lo dije en su momento cuando terminé el original. Si queréis profundizar en el juego, os dejo a continuación todas las entradas que le he dedicado a la obra de Yoko Taro, incluyendo la más reciente que le dediqué al juego el día de su salida:

Nier (Xbox 360): primeras impresiones

Nier (Xbox 360): impresiones finales (I) 

Nier (Xbox 360): impresiones finales (II)

Dicho todo lo anterior, para la presente ocasión, voy a tocar todos los apartados del juego, sin profundizar demasiado en ninguno pues lo más destacable con respecto al original es su remozado apartado técnico y algunas novedades sobre las que pasaré de puntillas para no estropearle a nadie la experiencia.

Más allá de que quiera dejar para el final los aspectos narrativos del juego, voy a empezar hablando del apartado técnico que es el que, en primera instancia, más llama la atención y en el que más evidente es la mejora. Gráficamente podemos notar una clara mejora en todos los aspectos, encontrando unos personajes mejor modelados, mejores texturas, una mayor distancia de dibujado y mejora en la tasa de cuadros por segundo. Sigue sin destacar ni ser un exponente gráfico - como tampoco lo hacía el original - pero el juego ahora se ve, lógicamente, más bonito y corre con una fluidez exquisita que lo hace más disfrutable que la entrega original. 

A nivel sonoro, se mantienen los efectos de sonido del original, así como la música que sorprendió a propios y extraños en su momento. Debo hacer un paréntesis en el apartado musical, puesto que durante el lanzamiento, me pareció leer en algún momento que habían hecho algo con la música y que se la habían cargado. Lo cierto es que - más allá de que yo el oído no lo he tenido nunca muy fino - si hay diferencias con respecto a la música original, no he sido capaz de notarlas. O son muy sútiles, o el apartado sonoro es el que más olvidado tengo. Sea como sea, estamos ante un título que tenía melodías mágicas en 2010, y las siguen teniendo a día de hoy, siendo posiblemente uno de los apartados más cuidados del título.

En lo jugable, estamos prácticmente ante lo mismo que vimos en el original, con la diferencia de que han pasado diez años y quizá no sean buenas noticias para todo el mundo, especialmente para aquellos que hayan llegado a Replicant desde Automata (tema del que hablaré un poco más adelante).

NieR se sigue desarrollando en un entorno relativamente pequeño, y la historia se desarrolla en torno a una serie de localizaciones principales que iremos visitando y revisitando durante nuestra aventura. A su favor hay que decir que todas ellas son lo bastante diferentes e interesantes como para darle variedad al asunto.

El título se caracteriza por contar con misiones principales que serán las que vayan  desarrollando la trama haciéndonos avanzar en la historia, y una serie de misiones secundarias que si bien pueden ser ciertamente anodinas en su desarrollo, yo siempre aconsejo completar. Estamos de acuerdo en que la mayoría de misiones consisten en hacer de recadero (si hasta el propio juego se mofa de ello, joder), pero como ya dije en su momento, esto no deja de ser un filtro para los menos pacientes. Puede que la mayoría consistan de ir de A a B para volver a A y que jugablemente no tengan demasiada sustancia, pero hay algunas con cierto trasfondo detrás y otras que considero indispensables para establecer vínculos con ciertos personajes. Sé que lo estoy explicando todo de una manera muy abstracta, pero como ya he dicho, no quiero caer en spoilers. 

Quédate con quien te insulte como Kainé insulta a Weiss
A nivel de combate, tenemos una experiencia muy similar a la original, aunque diría que ligeramente mejorada. Seguimos contando con tres tipos de armas: espadas a dos manos, dagas y lanzas. Cada tipo de arma se comporta de una manera distinta, siendo las espadas a dos manos el arma más lenta pero a la vez la más contundente, las dagas una de las más rapidas pese a no inflingir la misma cantidad de daño, y las lanzas que directamente en este juego son Dios.

Seguimos contando con distintos tipos de magia que podremos asignar a los botones superiores del mando, un botón de bloqueo (que sirve de más bien poco) y uno de esquiva (que usaremos continuamente). Realmente en este aspecto poca cosa ha cambiado. Lo que si me da la sensación que ha cambiado es la fluidez del combate que se asemeja un poco más a lo visto en Automata (o al menos ese es el recuerdo que yo tengo). Si bien el combate en el NieR original no resultaba malo, creo que en comparación era algo más tosco que el de esta nueva versión que, para que mentir, me ha resultado mucho más satisfactorio que el de la versión original.

Paso ya al apartado más jugoso del juego, lo que le da al juego su razón de ser, y el motivo por el cual muchos quedamos enamorados: la historia. Como ya dije en su momento cuando hablé del título original, nada más empezar, podemos caer en la trampa de pensar que estamos ante una historia genérica plagada de clichés típicos del género. No es hasta que terminamos la primera mitad del juego, que somos conscientes de que lo que nos aguarda durante las horas restantes, está muy alejado de lo que podríamos catalogar como genérico.

La historia en sí, no ha cambiado un ápice con respecto a la original, pero si que tenemos algunas novedades. La primera y más evidente - en caso de que vinieramos del original - es que ya no controlamos a papá Nier. Esta ya no es la historia de un padre buscando la cura para su hija, sino la de un hermano buscando una cura para la extraña enfermedad que padece su hermana.

Me gustaría hacer aquí un breve inciso, y es que en un primer momento, pensé que esto no me gustaría. Pero para el que no sepa de qué va la cosa, lo voy a explicar. Cuando el NieR original llegó a occidente, el personaje protagonista, era el padre de la criatura a la que debíamos salvar de la extraña enfermedad, en vez del hermano. Por lo visto, esta decisión se tomó para que el juego fuese más acorde a los gustos occidentales. Para esta nueva versión, decidieron prescindir de papá Nier y dejar al protagonista original. En un primer momento, pensé que esto no sería de mi agrado, pero lo cierto es que tardé poco en acostumbrarme a ser "el heramano" en vez "del padre", y no solo me acostumbré, sino que me gustó más, al tener una evolucion del personaje más coherente a lo largo de la historia.

A nivel narrativo no pretendo dar muchos más detalles. Como digo, es un juego al que hay que llegar sin conocer apenas nada. Pero como ya lo hizo en su día, es un juego que sigue conmoviendo, con momentos de los que ponen los bellos de punta, y que juega mucho con los sentimientos del jugador. Lo cierto es que pensé que, conociendo lo que me esperaba, el juego no sería capaz de tocarme la fibra como lo hizo en su día, pero nuevamente me equivocaba. Sobretodo durante los primeros compases del juego cuando "sabes lo que hay", pese a que no deberías saberlo, y esto último, los que lo hayan jugado lo entenderán

Más allá de eso, el juego esconde alguna sorpresa a nivel narrativo como una nueva historia y un nuevo final (junto a alguna otra cosilla que no revelaré) que se suma a los cuatro del original y que, como he comentado hasta la saciedad, considero indispensable desbloquear para entender el motivo por el cual Nier Replicant es una experiencia soberbia.

En lo que respecta a su duración y dificultad, lo largo y difícil que sea el juego dependerá principalmente de nosotros. El que quiera ir a por la historia, sacando sus cinco finales, y haciendo alguna que otra secundaria, se encontrará con un juego que no va más allá de las 30 horas. Si por el contrario, como ha sido mi caso, vais en busca del platino (solo apto para gente con toneladas de paciencia), la cosa se desmadra pudiendo irse a las cerca de 80 horas que le he dedicado yo. Sobre dificultad, tenemos tres niveles: fácil, normal y difícil. Esto dependerá de lo que busque cada uno, pero yo desaconsejo jugarlo en difícil puesto que los enemigos se convierten en esponjas de golpes pudiendo resultar tedioso, especialmente si buscamos completar el juego al 100%. Para mi lo óptimo es jugarlo en normal, obteniendo así una experiencia más equilibrada en todos los sentidos.

Por último, y para ir cerrando ya la entrada, un poco de reflexión ¿merece la pena jugar a esta nueva versión de Nier si ya habías jugado al original? definitivamente sí. Si te gustó el Nier original, no solo estarás encantado de revisitarlo, sino que las nuevas historias, y sobretodo el nuevo final; son una excusa más que suficiente para volver a sumerjirte en el mundo de Nier. ¿Qué pasa si eres nuevo? y sobretodo ¿qué pasa si vienes de Nier Automata? Bien, en este caso has de tener claras varias cosas. La primera es que hablamos de una versión mejorada de un título que, ya en su día, era de bajo presupuesto. Teniendo en cuenta que su base sigue siendo la misma, que nadie se lleve a engaño, no vas a encontrar algo tan "redondo" como Automata. El farmeo de materiales es tedioso, las secundarias pueden ser algo cargantes, y el combate no es ni de lejos tan frenético. Considero que esto es un factor indispensable a tener en cuenta, pues luego vienen los lloros y las lamentaciones. Nier Automata es, en rasgos generales, un buen juego. Nier Replicant es más que eso, es una historia que según en que momento de tu vida te pille, te deja bastante tocado. Por eso siempre insistiré en la importancia de ver todos y cada uno de sus finales y valorarlo por su narrativa y por su trasfondo filosófico por encima del resto de apartados que, sin ser malos ni muchos menos, pueden dejar frío a aquellos que no sepan donde se están metiendo. 

Jugad a NieR
En resumen, Nier Replicant ha sido nuevamente una experiencia maravillosa que estuve postergando para volver a vivir con la calma y el cariño que merece. Un juego que que sigue dejando huella pese a los años, con una historia increíble, y con unos personajes inolvidables. Si tenéis dudas, id de cabeza a por él teniendo claro que es un título que hay que tomarse con calma y que hay que degustar sin prisa alguna. Si lo hacéis, os aseguro que os estaréis llevando una experiencia única. 

2 comentarios:

  1. Creo que ya te lo comenté en otra entrada que ya le dedicaste al remaster, pero tengo ganas de jugar esta nueva versión, pero no prisa, porque el original me pareció un juegardo y de sacar todas las rutas, aún tengo muy buenos recuerdos del juego, exceptuando del modo pesca... Pero bueno en tónica general, me alegro que ahora tantos puedan descubrir esta joya, que ya en su momento se merecía muchísimo reconocimiento. Ahora a ver si se pasan por Drakengard y le dan un lavado de cara, que falta le hace...

    Buen analisis, un beso y un choque de tulas, Susete.

    ResponderEliminar
  2. Puto Suso, entré en la entrada pensando hacer chascarrillos sobre chistes de negros replicantes, Mandingo y Blackzilla y me encuentro un relato de amor sobre un videojuego que me interesaba un cagallón pero que tras leerte se me ha removido "algo" que me invita a jugarlo. Muy mal porque tengo muchos juegos pendientes...

    Lo cierto es que no he jugado ningún Nier, Drakengard ni similares. Aunque me vendieron muy bien el Autómata lo descarté porque no soy para nada de Hack N' Slash, aunque leyéndote creo que hice bien porque si algún día me planteo jugarlos tal vez lo mejor sea empezar por este. En fins, reflexionare al respecto porque aunque todo el tema de la rejugabilidad me repele bastante parece que nivel argumental es un pajote de esos que no ves todos los días.

    Un saludo y muy buena entrada Suso. Que tu tula encuentre el camino hacia la mía y ambas se fusionen en un abrazo prepucial apasionado.

    ResponderEliminar