martes, 17 de enero de 2023

  Resident Evil 5 (PS4)

No me oculto, soy de esa gente a la que le gusta Resident Evil 5, es más, se podría decir que me gusta mucho. Así que, el pasado verano, decidí aprovechar mis escasas vacaciones para rejugarlo en su versión para PS4 y además, para jugarlo en cooperativo. Si queréis saber mis impresiones sobre la quinta entrega de la saga, tras más de 10 años sin jugarlo, os invito a que continuéis leyendo. 

Como bien sabréis, el juego fue fanzado originalmente en el año 2009 para PS3, Xbox 360 y PC. La versión que jugué en su día fue la de PC, y gracias a la maravillosa idea de sacarlo bajo el sello de Games for Windows Live, a día de hoy, tengo un bonito posavasos de Resident Evil 5. Es por ello, que hará cosa de un año, decidí adquirir la versión para PS4, que además de ciertas mejoras, incluía los DLC que no había podido jugar en su momento (básicamente porque no me dio la gana comprarlos).

En cuanto a la historia, seguramente todos os la sepáis ya. Chris (alfa) Redfield termina en África rodeado de morenos hostiles, y con la ayuda de su compañera Sheva, tendrá que detener los planes de Wesker (aka Albertito) para que no propague el Uroboros por el mundo liándola pardísima, y ya de paso salvar a Jill (Jilberta). En serio, no me pidáis que os cuente la historia en detalle, porque de la primera vez que lo jugué no me acuerdo, y de esta segunda vez no me he leído un solo documento, limitándome a ver las cinemáticas. Además, prefiero dejar con la intriga a aquellos que no hayan jugado, como hago habitualmente.  

A nivel técnico, hay que reconocerle que aguanta muy bien el tipo pese a los años. En su día ya me pareció muy potente gráficamente (tanto las versiones de consolas, como especialmente la versión de PC) y con unos acabados realmente buenos para la época. A día de hoy, si bien se nota que estamos ante un juego del año 2009, aguanta muy bien el paso de los años y no hay nada en él que destaque para mal, sino todo lo contrario. De hecho, hay momentos en los que visualmente sigue siendo espectacular.

En lo que respecta al apartado sonoro, no hay mucho que destacar, el doblaje es bueno, los efectos de sonido también lo son, y gracias a que el juego se desarrolla en África, pudimos sentir lo que sintió el resto del mundo cuando jugó a Resident Evil 4 sin entender ni papa de lo que decían los enemigos.

Por tanto, y resumiendo todo lo anterior, técnicamente, sigue siendo espléndido.

Pero vamos a lo que realmente nos interesa: la jugabilidad. ¿Qué tal le han sentado a Resident Evil 5 los casi 15 años que tiene sobre la chepa? en mi opinión, mal. Pero vamos a matizar esto antes de que alguno se lleve las manos a la cabeza. Jugablemente el juego sigue la estela de lo que inició Resident Evil 4, pero llevando la acción un paso más allá. En ese aspecto, sigue funcionando muy bien, el único problema que le veo, es el que ya le veía hace 10 años: el control. Lo dije en su día y no dejaré de decirlo, la mecánica de no poder moverte mientras disparas, ya me pareció obsoleta en su momento, por lo que a día de hoy ya ni os cuento. Cuando salió Resident Evil 5, ya teníamos cosas como Gears of War, por lo que si la imposibilidad de poder moverme y disparar, ya me chirrió en su momento, imaginad  dia de hoy. No obstante, y superado el trauma inicial, a la que te acostumbras nuevamente a la mecánica de que el "moñeco" sea incapaz de realizar dos acciones a la vez, el juego sigue siendo tan satisfactorio y disfrutable como ya lo era en el momento de su salida. Aún y así, insisto, un control más moderno, hubiera hecho que ganase mucho enteros. Y por si nadie se ha dado cuenta todavía, estoy expresando de manera muy sútil - o quizá no tanto - un remake del juego con controles actuales.

 

Huelga decir que, para esta remasterización, sospecho que algo han hecho con el control. Y es que hace años fui incapaz de pasármelo utilizando el mando (tuve que tirar de teclado y ratón), en esta ocasión y contra todo pronóstico, no me ha resultado en absoluto traumático utilizar el mando.

Otra de las pegas que le saqué en su día, fue la ineptitud de nuestro compañero que, haciendo gala de una inteligencia artificial a todas luces lamentable, estorbando más de lo que ayudaba. Problema que se ve ampliamente subsanado al jugar en cooperativo. Y ahora es cuando tengo que darle la razón a aquellos que me decían de jugarlo en cooperativo, pues la experiencia mejora notablemente, haciéndolo mucho más divertido. Sin duda, jugar con un compañero que sabe lo que hace, consigue que la tan criticada quinta entrega de la saga Resident Evil, gane muchísimos enteros.

Por lo demás, y obviando los fallos comentados, Resident Evil 5 sigue siendo el mismo espectáculo de frenetismo y barbarie que era en su día. E insisto, jugándolo en cooperativo el juego es muchísimo más divertido que jugando la campaña en solitario como la jugué en su día.

Por otro lado, me gustaría hacer mención especial a los DLC's que, después de no sé cuántos años, he podido disfrutar. Tenía especial ilusión por probar "Perdido en un Mar de Pesadillas" y... ¡oh mama! qué razón tenían aquellos que decían que era de las mejores cosas del juego. Yo no digo nada, que luego todo se sabe, pero si sois fans de la primera entrega, y no habéis jugado a este DLC, por favor hacedlo ya porque no sabéis lo que os estáis perdiendo. Simplemente espectacular y con momentos de auténtica tensión. 


 

Sobre el otro DLC, cuyo nombre ahora mismo no recuerdo y me da pereza mirar, decir que también me gustó bastante, aunque se aleja bastante de "Perdido en un mar de pesadillas", tirando más a la acción que podemos ver en la campaña principal del juego. No obstante, es frenético y divertido, y si te has quedado con ganas de reventar tukutukus, no te defraudará.

En cuanto a duración y dificultad de todo el conjunto, como de costumbre, dependerá de la dificultad que escojamos. En nuestro caso decidimos ir a lo sencillo y darle en normal. En cuanto a duración no os sabría decir, porque la conexión fallaba más que una escopeta de feria, pero lo dejamos ventilado en aproximadamente dos semanas jugando una hora diaria o quizá un poco más. La cuestión es que el juego, para aquellos que no hayáis jugado, no es excesivamente largo, contando con la duración habitual de cualquier RE.

Así que para ir cerrando ya la entrada, decir que me he gozado la experiencia cooperativa de Resident Evil 5 como un cochino en un barrizal. Por lo que si lo jugasteis en solitario, y no os terminó de convencer, os animo encarecidamente que os busquéis un compañero de fechorías con quien pegarle una probada en cooperativo, os aseguro que no defrauda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario